El 1, 2, 3 de la audiología

Los audiólogos pasan mucho tiempo con usuarios de audífonos comprobando su capacidad auditiva, adaptándoles audífonos y monitorizando su progreso. El trabajo que realizan es prácticamente el mismo que el de cualquier especialista del oído.

 

La audiometría

“Lo primero que hacemos es comprobar la audición de la persona para determinar la naturaleza de su pérdida de audición”, explica Ramiro Campos. “Examinamos sus oídos, lo que se llama una otoscopia, en la que comprobamos la reacción del tímpano y la presión del oído medio.

Esta prueba nos ayuda a determinar si la pérdida auditiva es debida a problemas de oído medio o de oído interno.

Una vez hecho esto, se procede a hacer la audiometría en sí. Esta prueba no lleva mucho tiempo, y una vez terminada hacemos una copia impresa del perfil auditivo, lo que se llama un audiograma, que muestra el grado de pérdida que padece”.

Campos, me muestra una lista de pasos que sigue siempre a la hora de realizar una audiometría estándar.

La lista parece más sencilla y menos amenazadora de lo que yo esperaba.

“Primero les pido que escuchen una serie de tonos puros que les pongo o bien con auriculares o por medio de pequeños aparatos que se insertan en los oídos”, “Empezamos con tonos de baja frecuencia y vamos subiendo a tonos más agudos”.

Para mí, lo más interesante empieza con la adaptación y el ajuste de precisión de los audífonos.

La mayor parte de los sonidos y habla del entorno habitual se sitúan en este registro de frecuencias. La persona me indica el momento en que escuchan el tono levantando la mano o presionando un botón de respuesta.

“A continuación comienzo a bajar el volumen de los sonidos para determinar cuándo la persona empieza a tener problemas para percibir el sonido.

A esto le llamamos umbral de audición. Dichos niveles se registran en el audiograma”

ramiro campos

Según Ramiro Campos el paso siguiente es evaluar el grado de comprensión del habla de la persona. Les pedimos que escuchen y que repitan una serie de palabras bisílabas, tales como “sobre”, que después ponemos en un nivel de intensidad decreciente.

Esto nos ayuda a determinar su umbral de reconocimiento del habla. Hacemos lo mismo con palabras monosílabas, como por ejemplo “fin”. A continuación calculamos el porcentaje de discriminación de palabras en cada oído. En caso necesario hacemos otras pruebas para evaluar el grado de comprensión del habla en entornos ruidosos o difíciles.

Adaptación de los audífonos

Una vez terminado el procedimiento de prueba, hay que determinar si hay necesidad de audífonos, y en este caso  qué tipo sería el más adecuado. “En esta fase hacemos una impresión del oído de la persona”, explica Ramiro Campos . “Si elegimos un audífono retroauricular, empezamos por hacer una impresión del conducto auditivo externo para el molde anatómico del aparato. Este es un procedimiento completamente indoloro para el que utilizamos un material muy suave, de una consistencia parecida a la de la arcilla.

Si nos decidimos por los audífonos intras, la impresión se utiliza para el mismo audífono. La elección de estilo depende de la pérdida de audición, de la forma del conducto auditivo externo y naturalmente también de las preferencias personales de cada uno”.

La elaboración de audífonos requiere gran meticulosidad y destreza. La impresión del oído se envía a un laboratorio especial en el que un personal altamente cualificado lo somete a una serie de complicados procesos. Una vez los audífonos están listos, lo que suele llevar entre 1 y 3 semanas, hay que hacer una segunda cita. En opinión esta es la parte más emocionante. Disfruta del proceso de adaptación, las discusiones y los ajustes que conducirán a la configuración ideal para cada individuo.

La programación

“Para programar los audífonos utilizamos un ordenador que les proporcione la intensidad de sonido y la calidad tonal más adecuadas”, explica Campos. “Además ofrecemos una detallada demostración de cómo han de ponerse, usar y cuidar sus nuevos audífonos. Antes de marcharse volvemos a revisar sus necesidades de escucha y sus expectativas. Y es que cuanto más información tengan sobre lo que pueden esperar, más posibilidades hay de que no abandonen el programa y de que tengan éxito”.

Citas de revisión

Las citas de revisión normalmente se programan para unas semanas más tarde para comprobar los progresos. “La  adaptación a nuevos audífonos es un proceso que requiere tiempo y paciencia”, explica Campos. “Nos gusta empezar con tranquilidad, y siempre podemos hacer ajustes según las personas se van acostumbrando a escuchar más sonidos. En las citas de revisión tratamos sus necesidades personales.

Hablamos de sus experiencias, fijamos unos cuantos objetivos y evaluamos el grado de satisfacción general. Es crucial que las expectativas sean realistas: los audífonos no pueden devolverte toda tu audición, ¡pero pueden suponer un tremendo avance para mejorar tu calidad de vida!”

La calibracion 

La calibración electroacústica, que se constituye como uno de los procedimientos más efectivos al momento de verificar el funcionamiento de los equipos y permitir la veracidad de los resultados clínicos, para esto es fundamental la aplicación de las normas y estándares encargadas de la calibración (ANSI S.3, ISO, IEC,”) las cuales desde sus políticas vigilan la uniformidad de los procedimientos para la calibración de los equipos y la periodicidad en que se deben aplicar.

Dicha calibración se realiza con instrumentos especiales, por expertos en Fisicoacustica encargados únicamente para la calibración y el mantenimiento de los equipos de Audiología clínica, es decir, que los instrumentos utilizados no son para el uso de otros procedimientos ajenos a esta; además, es importante tener en cuenta los intervalos de tiempo establecidos, con el fin de tener un equipo optimo a la sensibilidad y especificidad de nuestros casos clínicos en estudio.

Referencias 

  • Ramiro Campos González. (2014). Guía Clínica para procedimientos audiológicos básicos . Panamá : Panamá .
  • Frydman, Jorge. Klajn S. Diana. (1994) Otorrinolaringología (paparella). Editorial Medica Panamericana. Buenos aires Argentina.
  • Hodgson, William R Ph. D. (1980). Beltmore/  London U.S.A.
  • Katz, Jack. Calibration, pure tone, speech and noise signal (cap 6). Handbook of audiology.
  • Kohler, Werner M. Instrumentos de medidas y su uso. Edición Panamericana.
  • Lehn Hardt, Ernest.(1992) Práctica de la audiometría. Editorial Medica: Panamericana. Buenos Aires Argentina.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s